MEDIACIÓN

¿Qué es la mediación?

Es un proceso por el que una persona, independiente e imparcial, ayuda a encontrar soluciones para resolver sus divergencias, evitando acudir a los Juzgados para resolver el conflicto surgido.

 

¿Qué ventajas tiene?

Con este procedimiento de resolución de conflictos, las partes disponen de una herramienta ágil y económica para llegar a acuerdos. Es un procedimiento confidencial y voluntario que favorece la comunicación, el diálogo y el consenso y que ofrece soluciones personalizadas adaptadas a las necesidades de las partes en conflicto. Las partes se encuentran en una posición de igualdad y previene conflictos futuros.

 

¿Cuál es el coste del servicio de mediación?

Es mucho más económico que un procedimiento judicial, donde las partes intervinientes satisfacen los honorarios del servicio por mitad, dependiendo de la complejidad y duración de la mediación.

 

¿A que relaciones se puede aplicar la mediación?

  • MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL
    • Ámbito mercantil e hipotecario.
    • Contratos bancarios.
    • Contrato de seguros.
    • Cumplimiento de contratos.
    • Relaciones de arrendamientos de locales de negocios.
    • Responsabilidad civil.
    • Relaciones entre clientes y proveedores.
    • Impagos.
    • Relaciones entre socios.
    • En definitiva, prácticamente a todas las relaciones de negocios entre personas y empresas.
  • MEDIACIÓN CONCURSAL
  • MEDIACIÓN FAMILIAR
  • Algunas de las ventajas de la Mediación Familiar son las siguientes:
    • La evitación de los procesos de separación o divorcio.
    • Cuando este es inevitable, hacer el proceso de divorcio o separación más suave psicológica y emocionalmente, tanto para los conyuges como para los hijos.
    • Favorecer el bienestar de los hijos.
    • Que sea la propia pareja la que decida sobre los términos de su separación, y no sea un tercero, un juez o abogado.
    • Que las partes se comuniquen en un clima de colaboración y respeto. Que disminuya la tensión.
    • Que los acuerdos que se consensuen sean duraderos en el tiempo, evitando nuevos procedimientos judiciales.
    • Un procedimiento más corto y más económico que el seguido en un juzgado.
    • Mantener una vía de diálogo abierta entre todos los miembros de la familia.
    • Conservar unas adecuadas relaciones familiares con otros miembros de la familia como abuelos, primos, etcétera.
    • Que aunque se acabe el matrimonio la familia continue en plena vigencia.